PIMPIN’, Jacob TV

PIMPIN

PIMPIN’ ha devenido una obra muy destacada dentro del repertorio actual del saxofón barítono. Así pues, me pareció oportuno estrenar el blog de mi página web con un comentario personal sobre esta obra. Espero que lo encontréis interesante.

JACOB TER VELDHUIS (Holanda, 1951) es uno de los compositores más mediáticos del panorama musical actual. El estilo de sus obras, una fusión entre la música clásica y la moderna, combinada con textos muy críticos sobre temes de la actualidad, lo han conectado con notable éxito con un público muy diverso.

Para más información sobre Jacob TV, clicad aquí

Significado y estructura de Pimpin’

PIMPIN’, escrita entre 2007 y 2008 para saxofón barítono y audio, está dedicada a dos saxofonistas buenos amigos del compositor: Connie Frigo, de los EEUU, y Willem van Merwijk, barítono del cuarteto holandés Aurelia.

El audio contiene voces masculinas y femeninas, contrabajo, batería y sección de vientos. Hay una versión disponible para cuarteto de saxofones (que se vende con la partitura general) actuando el barítono como solista. El CD contiene dos pistas per tocar en concierto la versión que más convenga.

PIMPIN’ es un funk trepidante de 8 minutos y medio de duración con letras cantadas, rapeadas y habladas en el argot propio de los proxenetas y prostitutas norteamericanos. La letra refleja la vida y comportamiento de este sector social. La obra está estructurada en seis secciones que se interpretan ininterrumpidamente:

1.   MOUTH LIKE AN UZI (c. 1 – c. 29) / [0:00 – 0:44]

El saxofón barítono dobla la voz en todo momento. La música es incisiva i contundente.

2.   CHARISMA (c. 30 – c. 102) / [0:44 – 2:54]

El saxofón barítono adquiere más protagonismo: dobla la línea del contrabajo y la de la voz, se integra a la sección de vientos y hace contrapuntos y breves intervenciones en forma de solos.

3.   WHY AM I DOING THIS? (c. 103 – c. 129) / [2:54 – 3:44]

Esta es la sección más lírica de PIMPIN’ y el carácter se vuelve más tranquilo. El saxofón barítono acompaña a la voz femenina, que hace una dura reflexión sobre el ambiente en que vive atrapada.

4.   THE FULL 100% (c. 130 – c. 193) / [3:44 – 5:36]

El saxofón barítono sigue la línea del contrabajo y la de la voz. Vuelve el funk y la letra vuelve a ser mordaz y agresiva.

5.   LIKE PICASSO (c. 194 – c. 243) / [5:36 – 6:55]

El saxofón barítono actúa como una voz independiente, continuando con el estilo funk precedente, ahora de una manera más fresca y despreocupada.

6.   HAHAHAHA (c. 244 – c. 297) / [6:55 – 8:32]

El saxofón barítono es el principal protagonista de la sección. En la segunda mitad de la sección vuelve el funk y en la coda final aparece un breve recordatorio de la sección 3ª para acabar con un final contundente.

Mira el vídeo:

Cómo abordar el trabajo técnico

Para mí, la principal dificultad técnica de PIMPIN’ es la lectura (hay cambios frecuentes de tonalidad) y la precisión rítmica.

PIMPIN’ contiene elementos de la música moderna como el growl y el bend y está escrita en notación estándar. Hay unos cuantos pasajes muy rápidos y otros con grandes saltos interválicos ligados, que piden un buen control de velocidad de los dedos y del aire con el saxofón barítono. Hay incursiones puntuales al registro sobreagudo: SOL5 y SIb5 y, de manera opcional, DO6, RE#6 y MI6.

En la partitura se incluye la letra e indicaciones de cara a la interpretación en concierto, por parte de Jacob TV, y unos consejos para trabajarla, por parte de la saxofonista Connie Frigo.

Es muy importante (como remarca Connie Frigo) trabajar minuciosamente la parte del saxofón barítono antes de tocarla con el audio. El trabajo de conjunción no es fácil, debido a los cambios de compases y a los ritmos sincopados y los contratiempos. Para resolver esta cuestión, el CD contiene seis pistas de trabajo (para cada una de las secciones) con la voz, el contrabajo y un metrónomo.

Cómo abordar el trabajo interpretativo

Sin duda, esta es la parte más importante de todo el proceso de trabajo, sea cual sea el estilo de la obra.

Un inconveniente que te encuentras las primeras veces que tocas PIMPIN’ con el saxofón barítono es el cansancio. La obra es exigente técnicamente, pide mucha energía interpretativa y mucha concentración durante los 8’32” que dura… ¡¡y no hay tiempo para relajarse!!

Yo considero que se necesita un buen bagaje en música moderna. No hace falta ser un experto, pero sí haber escuchado mucha música y entender su estilo. Esto te ayudará a tener buenas referencias de los estilos que encontrarás dentro de PIMPIN’ (funk, rock, jazz…) y de las maneras de los instrumentos (voz, contrabajo, sección de vientos…) grabados en el audio.

Muchas indicaciones de carácter no vienen indicadas explícitamente en la partitura, con lo cual, el significado de las letras y tu bagaje, junto a tu imaginación y creatividad, serán decisivas para tocar PIMPIN’ en público y con éxito.

Comparte esta publicación

Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Post relaccionados