VA I VE es una obra breve pero intensa, llena de contrastes dinámicos y de carácter que describen perfectamente el vaivén al que hace referencia el título.

SERGIO FIDEMRAIZER (Rosario, Argentina, 1958) es un compositor residente en Catalunya desde hace más de 30 años. Su amplia producción comprende música contemporánea de todos los géneros, pero es la música de cámara y la de instrumento solo la que le ha dado más reconocimiento internacional.

Para saber más sobre Sergio Fidemraizer, pinchad aquí

Significado y estructura de la obra

VA I VE, para saxofón barítono y electrónica fija, fue terminada en agosto de 2010, se estrenó el 24 de octubre del mismo año en el 3ème Rencontre International autour du Saxophone Baryton de Ambazac (Limoges, Francia), se publicó posteriormente en las Editions Bar&Co (Francia) y está grabada en el disco monográfico del compositor, Visiones, producido por Solfa Recordings.

La parte instrumental de VA I VE presenta una gran variedad de elementos de la música contemporánea como multifónicos, ruidos de llaves, vibratos y oscilaciones, portamenti, diversidad de articulaciones (desde sonidos ligados a slaps muy marcados), growl y uso de la voz y también contiene una breve sección de improvisación libre en su parte central. La partitura está dividida en compases de un segundo de duración cada uno y la notación es espacial (las duraciones de notas y silencios son relativas), por lo que conviene tocarla con cronómetro.

La parte electrónica de VA I VE contiene sonidos pregrabados por el saxofón barítono mezclados con otros de origen electrónico, todos ellos procesados utilizando distorsiones, saturaciones, reverberaciones y otros recursos. El audio presenta constantes cambios dinámicos, de carácter y de estereofonía.

VA I VE se puede estructurar en diversas secciones atendiendo a los elementos compositivos y al carácter de cada una de ellas:

  1. [00:00 – 01:32] : La parte de saxofón barítono tiene numerosos pasajes muy breves que se tienen que interpretar muy rápido, otros con picados muy secos, notas muy acentuadas, con trinos y growls, multifónicos y una sección intermedia muy lírica. El rango dinámico de esta sección va del mf al ff. La parte electrónica contiene un ruido blanco distorsionado que fluctúa entre dinámicas fuertes y medias, otorgando así más protagonismo a la parte instrumental.
  2. [01:33 – 03:11] : Esta sección desarrolla efectos de ruidos en dinámicas casi siempre suaves (pp a mp) que se entremezclan entre la parte electrónica y la instrumental. Los ruidos de llaves y cristales en rítmicas irregulares de la parte electrónica crean una base con la que interactúa el saxofón barítono, mediante ruidos de llaves, ruidos y frullati de aire y slaps, entre los que se intercalan breves incisos melódicos. En [02:40] predominan sonidos largos con diferentes tipos de oscilaciones y multifónicos en el registro agudo y sobreagudo del saxofón que se fusionan con los de la electrónica.
  3. [03:12 – 04:29]: Tanto en la parte instrumental como en la electrónica reaparecen algunos elementos compositivos de la primera sección, tratados de diferente manera, que devuelven el clima de agitación del principio de VA I VE. En [04:01] el compositor deja al saxofonista improvisar libremente hasta el final de la sección con los elementos y recursos utilizados en la obra.
  4. [04:30 – 06:10]: El dinamismo de esta sección se diluye poco a poco y vuelven a aparecer algunos elementos compositivos de la segunda sección, tanto en la parte instrumental como en la electrónica. Los juegos de voces, predominantes en la parte electrónica, desaparecen progresivamente a la vez que adquieren más protagonismo los sonidos percutidos. El saxofón barítono interactúa con la electrónica con breves motivos melódicos interrumpidos por ruidos de llaves que más tarde dan paso a multifónicos en crescendi y diminuendi (aportando polifonía a la parte electrónica) para acabar con motivos en slaps cada vez más breves y aislados.

Mira el vídeo:

Cómo abordar el trabajo técnico

VA I VE no es una obra muy difícil técnicamente, aunque se tienen que controlar algunos recursos de la música contemporánea como los slaps, los multifònicos o el growl.

De todas formas, para mi, el principal trabajo en el apartado técnico de VA I VE recae en los abundantes pasajes rápidos. Estos se tienen que interpretar con la máxima claridad posible, por lo que convendrá hacer un trabajo lento previamente para tocarlos después con soltura. La última nota de cada grupo se tiene que recortar para que estos pasajes queden ligeramente separados entre ellos.

La variedad de las articulaciones es otro elemento técnico a tener en cuenta para distinguir bien los diferentes tipos de acentos, los picados simples y los slaps (hay momentos en que éstos aparecen en pasajes en accellerando o ritardando, por lo que tendrás que hacer un trabajo de coordinación entre la velocidad de la lengua en slap y los dedos). En cuanto a los pasajes en growl, puedes reforzar aún más este efecto haciendo salir la voz.

Como he citado antes, es aconsejable tocar VA I VE con cronómetro por las indicaciones de tiempo escritas. Trabaja primero con el metrónomo a negra=60 (1 pulsación = 1 compás) para asegurar las duraciones y la ejecución de las notas con la parte electrónica.

Una vez finalizado el trabajo técnico de VA I VE, escucha varias veces el audio para equilibrar los matices indicados en la parte del saxofón barítono con los de la parte electrónica. La escucha del audio también te servirá para ver el carácter y la actitud con los que tendrás que tocar VA I VE en concierto.

Cómo abordar el trabajo interpretativo

Si te gusta un tipo de repertorio muy físico, VA I VE es tu obra ya que pide mucha intensidad interpretativa.

Antes que nada, para tocar VA I VE en público tendrás que hacer un buen balance entre el volumen de la electrónica y el del instrumento. El saxofón debe estar bien integrado con el audio (50/50) y cuidar bien los planos sonoros. La situación ideal seria tener un ingeniero de sonido que modulara los volúmenes de ambas partes (saxofón barítono y electrónica) según el momento de la obra, pero si no es este el caso, tu escucha activa y tu intuición seguro que te ayudarán a encontrar la mejor solución.

La impresión que tiene que dar VA I VE es de mucha agitación (Fidemraizer indica “violento” al principio). Por esto, los grupos de notas se tienen que tocar muy rápido, acentuar bien los trinos y growls y articular bien todas las notas sueltas y separadas. Toca siempre con mucha intensidad de sonido y mucha energía. Los fragmentos “expressivo” deben tener una sonoridad amplia, destacando los portamenti y los growls.

La gestualidad tiene también importancia en VA I VE. Los movimientos que necesites hacer con tu cuerpo para producir algún efecto, hazlos de manera evidente, sin timidez. Por citar un ejemplo, el público debe ver perfectamente cómo levantas los dedos (o, si es preciso, también las manos) para producir el ruido de llaves… o cómo soplas al saxofón barítono para hacer sonar los efectos de aire. Otro ejemplo sería cuando en [04:30] debes preguntar al público “faig un altre?” [FON. fáʧ un áɫtɾə ?] (¿hago otro?)…

Ya he comentado antes que Fidemraizer, hacia la mitad de VA I VE, pide improvisar libremente al intérprete. El compositor propone un principio y un final a la improvisación, pero puedes estructurarla como desees, según tu creatividad e intuición. Sería ideal que escenificaras este momento de manera que el público entienda que te estás inventando lo que tocas.

En los compases de espera largos que hay repartidos por toda la obra (especialmente aquellos que dividen las secciones), no debes moverte bruscamente para no distraer la atención del público: sé tan discreto como lo serías tocando con un(a) pianista o un grupo de música de cámara.

Te animo a que trabajes VA I VE: ¡es una obra que funciona muy bien en concierto!