Su predominante carácter rítmico y sus pasajes rápidos están muy relacionados con la vivacidad de la corneja, el pájaro europeo que da nombre a esta obra

WAYNE SIEGEL (Los Angeles, USA, 1953) es un compositor residente en Dinamarca desde 1974, donde desarrolla su actividad como profesor de música electroacústica en la Royal Academy of Music de Aarhus. Su amplia producción comprende música de todos los géneros, desde la música electrónica a la música para orquesta.

Podéis leer más sobre Wayne Siegel, en su página web

Significado y estructura de JACKDAW

La partitura está publicada en Online Sheet Music y para adquirir el audio tendréis que contactar con el compositor.

Aunque podéis encontrar información sobre esta obra en esta página de la web del mismo compositor, os dejo aquí mi visión como intérprete a fin de orientaros mejor por si queréis tocarla.

JACKDAW no es una obra vanguardista en lo que a uso de elementos de la música contemporánea se refiere, pero está escrita siguiendo el estilo de la música minimal de los años 70 del siglo XX. Su principal exigencia es la conjunción con el audio, además de que nos pone a prueba técnicamente en diferentes situaciones que requerirán destreza para tocar claramente pasajes bastante rápidos, una articulación (picado y emisiones) clara en los registros grave y agudo y una buena calidad del sonido y flexibilidad de la columna de aire en la sección lenta. De todo esto hablaré más adelante.

La parte electrónica de JACKDAW contiene sonidos pregrabados de este astuto pájaro y otros sonidos de origen electrónico que se van superponiendo a la parte instrumental dando la sensación en muchos casos que estás tocando con delays, loops y otros efectos.

JACKDAW se puede dividir en tres grandes secciones atendiendo a su estructura (una parte rápida, una sección lenta y otra rápida con diferentes materiales que la primera) que se interpretan sin interrupción.

  • SECCIÓN 1 (compases 1 a 199): La parte de saxofón barítono contiene diversos motivos mayoritariamente en picado que se desarrollan de manera diferente y también breves secciones en semicorcheras ligadas en el registro agudo. Los cambios de compases, de rítmica y de tonalidad son frecuentes en esta parte y se asocian a los diferentes motivos que aparecen en ella, como si se tratara de pequeños leitmotives.
  • SECCIÓN 2 (compases 200 a 242): El saxofón barítono tienen notas largas normalmente en crescendo y diminuendo que deben integrarse bien en los unísonos y acordes de la parte electrónica. Después aparecen acordes desplegados en negras que deben interpretarse con un buen legato. La sección finaliza en un acorde largo en la parte electrónica con un DO grave en el barítono.
  • SECCIÓN 3 (compases 243 a 377): Su carácter es muy parecido al de la primera sección, pero con nuevos temas y desarrollos diferentes, con cambios de métrica y tonalidades frecuentes, predominando los pasajes picados.

Los continuos cambios de carácter de los diferentes motivos y sus frecuentes repeticiones hacen que JACKDAW sea una obra muy amena para el público.

Mirad el vídeo:

Cómo abordar el trabajo técnico

Como he comentado anteriormente, no es una obra contemporánea experimental, sino minimalista, con una estructura muy clara y motivos melódicos y rítmicos diferentes entre sí.

Para mi, la principal dificultad de JACKDAW es la coordinación con el audio, ya que la rítmica de la parte del saxofón no siempre coincide con la de la pista (sobretodo en los numerosos compases de amalgama) y en la sección central hay pocas referencias para ir al mismo tiempo que el audio.

Para solucionar los pasajes rápidos escritos en compases de amalgama que no coinciden con la métrica del audio, a mi me fue muy bien cambiar la métrica escrita y trabajar estos pasajes teniendo en cuenta los puntos de apoyo que oía. Esto puedes hacer al mismo tiempo que trabajas lentamente estos pasajes para poder tocarlos con la máxima claridad posible.

Otro elemento técnico a tener en cuenta es la flexibilidad y la solidez de la columna de aire para tocar sin problemas los amplios saltos interválicos (muchas veces, más de 2 octavas) en las secciones rápidas y los cambios de registro en ligado en la parte lenta, sin que ello afecte a la continuidad del sonido.

Pon especial atención al picado: éste debe ser muy ligero y las emisiones muy precisas (recuerda que la obra está pensada originalmente para ser tocada por un clarinete bajo).

Una vez finalizado el trabajo técnico de JACKDAW, escucha varias veces el audio para coordinar la rítmica y equilibrar las dinámicas de la parte del saxofón barítono con las de la electrónica. La escucha del audio también te servirá para ver el carácter y la actitud con los que tendrás que tocar JACKDAW en concierto.

Cómo abordar el trabajo interpretativo

Me gustaron mucho las palabras de Wayne Siegel después de enviarle la versión de JACKDAW que iba a salir en mi disco BELIEVER: “¡Bravo! Me encanta la grabación de Jackdaw: una interpretación virtuosa, brillante, con mucha energía y mucho swing. ¡Bien hecho, Joan!”

Para tocar JACKDAW en público tendrás que hacer un buen balance entre el volumen de la electrónica y el del instrumento, como siempre. El saxofón debe estar bien integrado con el audio (50/50) y cuidar bien los planos sonoros. Si no tocas con el saxofón barítono amplificado, deberías ajustar bien el volumen del audio antes de tocar y adaptar tus matices a los de la parte electrónica, buscando que el resultado sonoro global sea lo más equilibrado posible.

Esta obra es básicamente rítmica, con lo cual, deberías reforzar muy bien la métrica por medio de los acentos naturales, en la primera y tercera secciones. En la sección central mantén muy bien la columna de aire para dar mejor continuidad a las frases e incluso hacer reguladores para reforzar el carácter melódico y expresivo de esta parte.

Ya para acabar, una vez resueltas las cuestiones técnicas de la obra y teniendo muy clara tu idea interpretativa, verás que esta obra funciona muy bien en concierto.

¡Animos!