Miquel Pardo-Llungarriu

MIQUEL PARDO-LLUNGARRIU (Barcelona 1959) es un músico (compositor, pianista), musicólogo y filósofo, titulado Superior en Composición, Lenguaje musical y Musicología y Doctor Cum Laude en Filosofía por la Universidad de Barcelona, con una tesis doctoral sobre estética musical fenomenológica.

Miembro de la Associació Catalana de Compositors desde 1996, es autor de unas cien obras para piano solo, órgano, guitarra, canto, música de cámara, cobla, banda sinfónica y orquesta sinfónica. Ha recibido diversos premios de composición en el ámbito nacional e internacional y algunas de sus obras están publicadas en las editoriales de música Clivis, Dínsic, Periferia y Tritò.

Desde 1992 es profesor titular de Armonía y Materias Teóricas en el Conservatori Professional Municipal de Música de Sabadell, donde ocupó posteriormente el cargo de director. Además, durante tres temporadas (1998-2001) ejerció de crítico musical en la Revista Musical Catalana.

Para saber más: www.miquelpardo.accompositors.com

Detalles de PIERROT I ARLEQUÍ

Contactad con el compositor (mpardollungarriu@hotmail.com) para adquirirla: 8 páginas. Duración: ca. 10:00. Neoclásico.

Nivel: ALTO. Ámbito (escrito): LA2 – DO#6

Elementos técnicos: Control de la respiración (frases largas). Variedad de articulaciones. Slaps. Pasajes rápidos abundantes. Registro sobreagudo. Control de los multifónicos (sonidos plenos y por separado). Rítmica exigente. Flatterzungue. Bisbigliandi. Vibratos y oscilaciones del sonido. Sonidos de llaves. Sonidos de aire y Smorzando.

Elementos interpretativos: Tocar con mucha expresividad en las secciones líricas. Tocar con soltura y agilidad en la sección rápida. Controlar bien los cambios de rítmica y de tempo dentro de la obra, conservando la continuidad del fraseo. Integración de los multifónicos como un elemento armónico-tonal de la obra.

Mira el vídeo:

Comentario de PIERROT I ARLEQUÍ

PIERROT I ARLEQUÍ fue un encargo de la Associació Catalana de Compositors para el concierto que ofrecí dentro de la temporada Música d’Avui 2016, que esta entidad organiza en Barcelona. El estreno tuvo lugar el día 20 de octubre de 2016.

Tal como MIQUEL PARDO-LLUNGARRIU me explicaba en las sesiones de trabajo previas al estreno, PIERROT I ARLEQUÍ fue la primera vez que escribía para saxofón barítono solo, aunque ya lo había utilizado en otras obras de su catálogo. El timbre, la ductilidad de los diferentes registros, la riqueza de los matices sonoros (articulaciones, emisión del sonido, armónicos, multifónicos) y el potencial de expresividad fueron los aspectos del instrumento que más le atrajeron a la hora de escribir esta obra.

El mismo compositor comentaba:

Todas mis obras nacen de una inquietud interior, de un deseo de aventura y exploración del territorio sonoro que me ofrecen los instrumentos. Pienso que esta obra es un claro ejemplo de esta intención, con el repte añadido de ser una obra a solo. Buscaba comunicar sentimientos y pensamientos musicales, humor, ironía, etc., a través de dos personajes entrañables de la commedia dell’arte: Pierrot y Arlequín.

Sus dos movimientos describen perfectamente el carácter de los dos payasos (personajes inevitablemente asociados al instrumento): por un lado Pierrot, el payaso triste, melancólico y enamorado de la luna, y por el otro Arlequín, astuto, gruñón y buscarruidos.

El tema principal del primer movimiento tiene un aire lánguido que deviene dramático en el clímax. Durante el desarrollo aparecen diferentes motivos en figuraciones rápidas, algunos de ellos escritos en compases de amalgama y con ritmos bastante complejos, dando cierta agitación. A pesar de esto, el carácter general del movimiento es lírico y melancólico.

En el segundo movimiento predomina el carácter rítmico y con una gran diversidad de articulaciones, con una cadencia desafiadora justo antes de la sección final. Este movimiento acaba de una forma brillante.

La escritura de la obra es convencional, con fragmentos en el registro sobreagudo y utiliza algunos recursos propios de la música contemporánea para saxofón indicados anteriormente. En mi opinión, el recurso más destacado es el uso de los multifónicos, que actúan como una verdadera polifonía muy bien integrada en el discurso predominantemente melódico de la obra.

PIERROT I ARLEQUÍ requiere un alto dominio técnico del instrumento, es exigente en el plano interpretativo (propio de un grado superior) y, además, es una obra apta para tocar en concierto.

Os animo a que la trabajéis y no dudéis en contactarme si queréis conocer más detalles de PIERROT I ARLEQUÍ de Miquel Pardo-Llungarriu.

¿Os ha gustado este post? Podéis compartirlo libremente en vuestras redes y con vuestros colegas. De paso, animadlos a suscribirse a mi boletín. ¡Serán bienvenidos!