Alain Margoni

Lo poco que he encontrado en diversas páginas de internet sobre ALAIN MARGONI (n. 1934) dicen que es un compositor, director de orquesta, profesor, pianista, musicólogo, conferenciante y ensayista francés. Un músico polivalente (o multicolor, como le gusta definirse a sí mismo) que considera que la práctica de diversas disciplinas es un signo de vitalidad, de coraje y de mentalidad abierta.

Compositor ante todo, fue alumno de Tony Aubin y de Olivier Messiaen. En 1959 ganó el prestigioso Prix de Rome (que lo llevó a residir en la capital italiana entre 1960-1963) con la cantata “Dans les Jardins d’Armide”. Su producción cuenta más de 80 obras de diversos géneros. Como director de orquesta, dirigió la Comédie-Française (1966-1973-1974) y fue profesor de análisis musical en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París a partir de 1973.

La SONATE para saxofón barítono y piano fue estrenada en el 5º Congreso Mundial del Saxofón celebrado en Londres (Gran Bretaña) en 1976 por Jean Ledieu (a quien está dedicada… por cierto, ¿os suena de otras obras, su nombre?) al saxofón y el mismo Alain Margoni al piano.

Detalles de la SONATE para Saxofón Barítono y Piano

Gérard Billaudot Editeur, París (F). 5 páginas. Duración: ca. 8:30. Neoclásico.

Nivel de dificultad: MUY ALTO. Ámbito (escrito): LA2 – LA6

Elementos técnicos: Pasajes muy rápidos. Precisión y velocidad en el picado. Diversidad de articulaciones. Registro sobreagudo extremo. Multifónicos. Flatterzunge. Afinación y calidad del sonido en todos los registros. Buen control de la respiración (frases muy largas).

Elementos interpretativos: Tocar con soltura y mucha energía en la sección rápida. Cadencia muy demostrativa. Cambios de tempo súbitos. Tocar con expresividad en las secciones lentas. Conjunción con el piano.

Comentario personal sobre la SONATE

Como vengo comentando en artículos anteriores (véase Garland Anderson y Jeanine Rueff) en cuanto a conocer el repertorio original para saxofón barítono y piano, la SONATE de Alain Margoni es un magnífico ejemplo de obra que debería conocerse e interpretarse más frecuentemente, tanto dentro como fuera de los conservatorios. Pedagógicamente, no tengo nada en contra de tocar transcripciones de obras escritas para otros instrumentos como el violoncelo, el fagot, el clarinete bajo, etc., pero no me cansaré de proponer que tenemos que esforzarnos en difundir las obras originales de calidad de nuestro repertorio. Si no lo hacemos los mismos saxofonistas, ¿quién lo hará por nosotros?

De un nivel de dificultad (muy) alto, la SONATE sería una obra ideal para un final de grado superior o de máster para un estudiante que quiera tocar una obra consistente del repertorio para saxofón barítono y piano. Es una obra muy exigente técnicamente para el instrumento, así como en el trabajo de la música de cámara, y muy interesante para tocar en concierto.

La sonata de Alain Margoni está escrita en un solo movimiento con tres secciones diferentes que se tocan sin interrupción: un Allegro de un marcado carácter rítmico, una cadencia muy demostrativa para el baritonista y una sección final calmada y colorista.

  1. RITMICO: El saxofón barítono inicia la SONATE con un tema enérgico y rítmico que combina semicorcheas y corcheas en diferentes grupos rítmicos (¡cuidado!, no confundáis los grupos de 3 corcheas con tresillos ni los de 5 semicorcheas con quintillos: la pulsación es siempre corchea igual a corchea y siempre debe ser sólida). Unos compases más tarde, el piano entra también con este mismo tema y empieza un desarrollo del mismo mediante el diálogo entre ambos instrumentos. Hay varios pasajes en semicorcheas al unísono a un tempo muy alto que da un poco sensación de vértigo (en mi opinión, se puede bajar tranquilamente la velocidad de metrónomo sin perder el carácter de la música).
  2. CADENZA: Aparece el mismo tema con más variantes rítmicas que la sección precedente, con grupos más variados en cuanto a número de semicorcheas y corcheas, cambios de tempo, pasajes rápidos en picado (puede utilizarse el doble picado en algunos de ellos), etc. A parte de mostrar las destrezas del intérprete en el ámbito técnico del instrumento, esta cadencia pide también intuición musical y una buena presencia escénica.
  3. FINAL: Esta es la sección más flexible y especulativa tímbrica y rítmicamente de la SONATE, contrastando con la verticalidad de la primera sección. A pesar de esto, igualmente será necesario un buen trabajo de la conjunción entre el saxofón barítono y el piano, pero en el final de la sonata se pueden crear más espacios. El tempo es bastante lento, aunque hay motivos breves y rápidos en accellerando y ritardando, grupos irregulares de notas y otros grupetos que rompen el estatismo general de la sección. En esta sección aparecen multifónicos (bien logrados) y algunos pasajes delicados en el registro sobreagudo (extremo, justo en el mismo final del movimiento) que exigen un buen control por parte del saxofonista.

Os animo a que la toquéis y no dudéis a contactarme si queréis conocer más detalles sobre la SONATE de Alain Margoni,