Uno de los retos más grandes de esta obra es tocar al límite de las dinámicas del saxofón y los continuos cambios súbitos de carácter, recurso que incrementa su exigencia interpretativa

ENRIC RIU (Barcelona, 1968) compagina la faceta de profesor de música con las de divulgador y compositor, siendo sus obras estrenadas e interpretadas en diferentes países de Europa y América. Su producción abarca diversos géneros musicales que van desde obras a solo hasta obras orquestales. En los últimos años ha desarrollado el concepto de “co-creación musical”.

Para más información sobre el compositor, leed aquí 

Detalles de la obra

Contactad con el compositor (enricriu@yahoo.es) para adquirirla. 5 páginas. Duración: 4:00 aprox. Música contemporánea.

Nivel de dificultad MEDIO-ALTO. Ámbito (escrito): SIb2 – REb5

Elementos técnicos: Amplia paleta de dinámicas y timbres, con cambios súbitos. Control de la respiración (frases largas). Control del registro grave en dinámicas muy piano. Bisbigliandos. Grupos irregulares de notas. Multifónicos. Diversidad de picados y articulaciones. Slaps. Frullatti. Sonidos eólicos. Growl. Bend. Armónicos naturales y voz.

Interpretación: Búsqueda constante de timbres y de cambio de caracteres.

Significado y estructura de SOLITUDINI

Recuerdo perfectamente una breve conversación que tuve con Enric Riu (con quien había coincidido en alguna ocasión anteriormente) en un encuentro entre compositores e intérpretes europeos y americanos en Reus a finales de junio de 2012. Aquel día me comentó que tenía en mente una obra para instrumento solo y que, después de mi interpretación en el concierto de TIME FIELDS 1 de Héctor Parra, decidió que sería para saxofón barítono.

Me alegró mucho este comentario, ya que su obra para violín solo que se estrenó en aquel concierto la encontré muy interesante, y aún más cuando recibí la partitura en PDF, tres semanas más tarde. Después de un proceso de trabajo muy ameno con Enric Riu, pude estrenarla en abril del año siguiente, 2013, en el marco del Festival Mixtur de Barcelona.

En palabras del mismo compositor:

“[SOLITUDINI] Es el resultado sonoro de una reflexión personal sobre la relación entre el hombre y la naturaleza.

En la medida en que formamos parte de sistemas, somos vulnerables o nos vemos favorecidos. A menudo, esta suerte depende de nuestra propia labor: cuando sembramos, esperamos los frutos. Pero sobre otros hechos no podemos ejercer ningún tipo de control, como la salida del sol. El hombre necesita el equilibrio con el sistema natural si no se quiere ver anihilado.

El saxofón barítono me pareció un instrumento perfecto, en esta ocasión, para explicar una experiencia íntima. Esta obra no tiene ninguna intención de poner a prueba las capacidades virtuosísticas del instrumentista ni las posibilidades del instrumento, pero sí ha sido concebida pensando mucho en ellos. Por encima de todo, se trata de un mensaje dirigido a un oyente.”

Es muy importante tener en cuenta para la interpretación de SOLITUDINI, la idea de que esta obra es una reflexión personal o meditación, justamente para dar valor a los contrastes de dinámicas y a los cambios de carácter (muchas veces repentinos) que contiene.

Esta intensa obra para saxofón barítono solo podría estructurarse en tres partes enlazadas que siguen la misma línea discursiva. La obra empieza con una frase lenta que se desarrolla por diferentes procedimientos: ampliado la distancia de sus intervalos, contrastando diferentes motivos (muchas veces, muy breves –incluso diferentes notas por separado) y añadiendo progresivamente pasajes rápidos con más frecuencia. Todo esto conduce a una sección central con mucho dinamismo y contrastes muy marcados. La tercera sección es muy lenta (casi contemplativa) y discurre principalmente en el registro grave del instrumento. Contiene contrastes muy grandes de dinámicas y timbres y acaba con la misma frase que empezaba la obra, pero una octava más grave.

Mira el vídeo:

Cómo trabajar SOLITUDINI

Como dice arriba Riu, SOLITUDINI no pretende ser una obra que resalte el virtuosismo del intérprete. Si entendemos virtuosismo como la ejecución de muchas notas en tempos rápidos, es verdad: las indicaciones metronómicas no lo son y tampoco abundan los pasajes rápidos. A pesar de esto, se sucede todo rápidamente y se requiere un gran dominio de algunos elementos técnicos propios del saxofón barítono (el sonido en sí y otros como los multifónicos, frullatti, etc) para definir claramente los contrastes entre dinámicas, muchas veces extremas, sobretodo en piano y en muchas ocasiones en el registro grave.

Según el compositor, esta obra no pretende ser una muestra de las posibilidades tímbricas del instrumento, aunque sí que es cierto que explota muchos recursos que deben ser tocados con la mayor precisión posible. De ahí, que será necesario hacer un buen trabajo por separado de control de dinámicas (también en los pasajes con multifónicos), growl, diferentes articulaciones (incluyendo también slap), etc.

Lo primero que vemos en la partitura es una rítmica exigente, con cambios frecuentes de compases y con grupos irregulares de notas poco corrientes (7:5, 5:3, etc.). Esta inestabilidad rítmica debe reflejarse después en la interpretación como un elemento más de la expresividad de esta obra. Pero antes de trabajarla seriamente será conveniente hacer un buen trabajo de lectura, aunque después la interpretación pueda ser más o menos movible.

Un trabajo que sugiero es el de algunas notas, pequeños incisos y/o frases por separado, para dar valor a la diferencia de dinámicas que hay entre ellas. A nivel interpretativo, es muy importante destacar esta aparente falta de conexión tan propia de los cambios de ánimo repentinos que a veces pueden aparecer en momentos de ensimismamiento.

La parte polifónica de SOLITUDINI (los multifónicos –merecen una mención especial, ya que están muy bien logrados-, los armónicos naturales y la voz) deben trabajarse con delicadeza, ya que algunos de ellos no son fáciles sobretodo por las dinámicas en que deben ser tocados. Insisto: haz primero un buen trabajo de estos elementos por separado.

Y, sobretodo, para mi, la principal dificultad técnica de la obra es el control de los pianos en el registro grave, tanto en las frases con notas largas como en las que hay figuras más rápidas y picadas. Deberás fijar muy bien la embocadura, flexibilizar el cuello y la conducción del aire manteniendo muy sólida siempre la columna de aire. Te ayudará hacer muchos ejercicios de notas filadas.

Una vez tengas resueltos todos estos detalles técnicos es muy importante que toques esta obra pensando en lo que he comentado anteriormente: SOLITUDINI es una reflexión, una meditación. Y ello requiere que la interpretes de una manera muy personal. Precisamente, esta obra funciona muy bien en concierto si logras personalizarla con tu interpretación.

Si quieres conocer más detalles sobre SOLITUDINI, no dudes a contactarme